miércoles, 11 de noviembre de 2009

Cuando los archivos son una gilipollez


Revisando la prensa me encuentro, una vez más, con cabreos particulares... qué le vamos hacer. Se están celebrando las IV Jornadas de Archivos Portuarios, y resulta que un evento como este que tiene tras si un trabajo, e ilusiona a organizadores y participantes, no parece que satisfaga al resto de la sociedad. Incluso puede generar indiferencia o rechazo. Cuando menos, a juzgar por el único comentario que me encuentro en la noticia que dedica La Opinión de A Coruña a la digitalización del archivo de la Autoridad Portuaria de dicha ciudad, un comentario que procede de "un armador" y echa pestes contra la Autoridad Portuaria por dedicar una partida a la digitalización del archivo:

"Las AAPP gastando siempre el dinero en gilipolleces. Como los de Gijón tambien. Qué poco les cuesta ganarlo....".

Digitalizar el archivo o los documentos más emblemáticos del archivo resulta que equivale a tirar el dinero, es una gilipollez para este armador, que sin duda se levanta muy pronto, sostiene en parte a la Autoridad Portuaria, y trabaja mucho, lo que imagino por sus palabras de desprecio que le daría pie a considerar algo demasiado común en nuestra sociedad: que lo mejor que se puede hacer con el archivo es quemarlo y destinar el dinero a otros asuntos en los que seguramente advierte carencias. No me parece un comportamiento aislado, lamentablemente. No importa el soporte, el archivo se percibe como algo superfluo.

El problema no es la falta de consideración hacia quienes trabajan en los archivos, que es de suponer que los complejos y obsesiones son propios de cada uno, y no todos tenemos los mismos, el problema está en la falta de aprecio por parte de la población hacia los archivos y sus documentos, más denostados cuando más modernos son. En fin, el archivo sigue siendo basura, esté en el soporte que esté, y lo peor es que mucho me temo que la cosa tiene difícil arreglo. La percepción que tiene la sociedad sobre los archivos todos sabemos que va en líneas generales por ahí, y para intentar modificar esa realidad de nada sirven las terapias de grupo o esconder la cabeza bajo el ala, creo yo.


2 comentarios:

Adriana dijo...

Lamentablemente es cierto lo que decis, hoy hice un comentario en esa misma línea en un artículo publicado por el Diario Clarín que publica la noticia del hallazgo de cientos de partituras de operas en la basura frente al Teatro Colón, a quien vamos a convencer despues de eso, que gastar esfuerzo y dinero en conservar los papeles es importante, si los propios trabajadores del Archivo los consideran basura!!!
Adriana, Montevideo, Uruguay

LA NIÑA DEL EXORCISTA dijo...

El problema que veo yo es que el asunto no tiene fácil solución, o al menos a mí no se me ocurre. Un saludo y gracias por el comentario.